La seguridad perimetral incluye alambrados, cercas electrificadas, malla ciclónica y muchos otros, pero probablemente no todos ellos te ofrezcan la privacidad que buscas. Es para estas ocasiones que la utilización de cinta plástica es perfecta.

Este tipo de cinta debe ser máximo del tamaño de la abertura de tu malla para que pueda ser colocada con facilidad, ya que una más grande no podrá pasar bien entre los huecos y una pequeña definitivamente no te dará la privacidad que quieres.

La cinta plástica es fabricada con resina de polietileno y aditivos que les brindan una excelente resistencia a los rayos U.V. Además, también es llamada cinta rompe vientos por lo que es perfecta para usarse a la intemperie.

Su colocación no representa gran problema porque no es necesario utilizar ningún elemento de fuerza para sujetarla entre la malla porque se va tejiendo con ella, así que solo es necesario realizar la sujeción en las puntas para evitar que se salga con el tiempo.

Lo que sí es importante es tratar de realizar una perforación circular en la cinta para evitar que se desgarre, lo cual nos permitirá optimizar la duración de la misma.