Tener una cerca es una excelente decisión para proteger cualquier inmueble gracias a que son una barrera psicológica para quien quiera traspasar a propiedad privada. Existen muchos tipos: alambre de púas, de navaja y electrificadas. Cualquiera de ellas son un obstáculo más para la delincuencia, pero una cerca electrificada te dará ventajas que otro tipo de seguridad perimetral no te ofrece.

Ventajas de una cerca eléctrica

  • Este tipo de cercas suele tener un costo más bajo que una convencional sin sacrificar la protección que te ofrece.
  • Las descargas son de alto voltaje, pero de corta duración; por lo que no pueden matar a una persona.
  • No tienen piezas escandalosas como el alambre de púas, así que es mucho más agradable a la vista.
  • Se pueden conectar a un sistema de alarma que se activa cuando la electricidad de la reja es cortada, el cual es justo cuando se hace contacto con ella.

Como puedes darte cuenta las cercas electrificadas son una gran opción para cualquier inmueble que desees proteger. ¿Necesitas un especialista que te ayude con su instalación? ¡Llámanos! Nosotros te asesoramos.